• Principios

    generales
  • 1

Principios generales

  • Corresponde al Estado hacer efectivo el derecho humano al agua para todos los mexicanos.
  • Corresponde al Estado promover una planeación que garantice un desarrollo integral, sustentable y competitivo con la concurrencia de los sectores social y privado.
  • El uso y aprovechamiento sustentable del agua es un elemento fundamental para garantizar un desarrollo integral, sustentable y competitivo;
  • Después de ser utilizada, el agua debe reintegrarse a la naturaleza en su condición original.
  • La provisión de agua potable de calidad, así como su recolección, saneamiento y tratamiento requieren de sustento financiero basado en el pago de los usuarios.
  • El agua en cuerpos naturales, su calidad, y las funciones ambientales que ofrece son bienes públicos que exigen la regulación del Estado.
  • La infraestructura hidráulica, y los sistemas de agua  son monopolios naturales, que también requieren una regulación eficiente, y pueden ser gestionados tanto por organismos gubernamentales, como por empresas privadas u organizaciones de usuarios.
  • El agua, dentro de los sistemas de distribución es un bien privado, cuyo consumo se hace individualmente, pero tiene  un fuerte significado social y humano.
  • Las políticas públicas del agua deben garantizar: a) disponibilidad a poblaciones humanas y actividades económicas con la calidad y volumen necesarios; b) buena calidad del agua en cuerpos de agua continentales y zonas costeras; y, c) el uso ambiental del agua que garantice el caudal mínimo de agua para el funcionamiento equilibrado de los ecosistemas.
  • El Estado debe promover  una “Gestión Integrada de los Recursos Hídricos" que garantice la gestión y desarrollo coordinado del agua, la tierra, los recursos relacionados con éstos y el ambiente, con el fin de maximizar el bienestar social y económico equitativamente sin comprometer la sustentabilidad de los ecosistemas vitales. Dicha gestión está íntimamente vinculada con el desarrollo sustentable. Para la aplicación de esta Ley en relación con este concepto se consideran primordialmente agua y bosque;
  • Dado el avance de la tecnología, y la amplia gama de políticas públicas y diseños institucionales disponibles y aplicables a México, los probemas de escasez, el exceso de agua, contaminación y de abastecimiento a ecosistemas acuáticos entre otros, son  problemas que pueden y requieren de soluciones que sean viables técnica y económicamente, socialmente aceptables y ambientalmente sustentables.
  • La descentralización a jurisdicciones locales o regionales es indispensable, pero conlleva responsabilidades cuyo cumplimiento debe asegurarse por medio de una regulación y concurrencia eficaces a escala federal y fortalecimiento de capacidades de las instituciones locales.
  • La gestión de la demanda de agua debe ser estrategia fundamental en las políticas sectoriales, y no sólo la oferta, ante una demografía creciente, capacidades de carga de extracción finitas,  y una economía en expansión.
  • La distribución de caudales aprovechables debe planearse y regularse  a escala de cuencas sobre principios de eficiencia, equidad y sustentabilidad social, económica  y ambiental.
  • Es fundamental la autogestión de infraestructuras de riego por parte de usuarios.
  • Es urgente un sistema de soluciones innovadoras en materia de participación y gobernanza, regulación e instrumentos económicos.
  • Dicho marco regulatorio debe enmarcarse en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, en el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018; en el Programa Nacional Hídrico, 2014-2018; y en el Programa Nacional de Desarrollo Urbano 2014-2018.
  • El cumplimiento y aplicación efectiva de la ley, así como la vigencia plena del estado derecho son principios fundamentales para una gestión sostenible y eficiente de los recursos hídricos.
  • Es urgente implementar un sistema de gestión por resultados en la administración del agua en el que se garantice una efectiva rendición de cuentas, transparencia y evaluación del desempeño de las políticas de agua; es urgente ampliar y mejorar el sistema público de información en materia de coberturas, disponibilidad a la población, calidad del agua en los servicios públicos, eficiencia física y administrativa, descargas de aguas residuales, tratamiento, calidad del agua en cuerpos continentales, calidad de aguas costeras, disponibilidades por cuenca, disponibilidad para humedales y otros ecosistemas acuáticos, evolución de los acuíferos subterráneos, y derechos y concesiones.
  • La  participación efectiva de la sociedad es esencial en el manejo del agua, tanto como usuarios o consumidores, como ciudadanos y electores, como sociedad civil y como actores que evalúan a las instituciones y a sus políticas.
  • Quien contamine las aguas superficiales o subterráneas debe asumir plenamente el costo de la remediación, mitigación y compensación, sean individuos, empresas o gobiernos.
  • Los consejos de cuenca deben evolucionar hacia una participación activa en la planeación, regulación y toma de decisiones, y no permanecer sólo como cuerpos consultivos.
  • Los mecanismos para la selección de los integrantes de los Consejos de Cuenca deben ser transparentes.

Panorama del agua

Cultura del agua

Videos

Ligas de interés