Noticias
Jueves, 12 Octubre 2017 22:23

Roberto Ramírez de la Parra y Miguel Ángel Mancera supervisan la reparación de fugas del acueducto Chalco-Xochimilco a cargo de SACMEX

Evaluar este artículo
(0 votos)

Versión estenográfica: Conagua, Sacmex y Caem,
rehabilitación de los sistemas hidráulicos afectados


Roberto Ramírez de la Parra, en conferencia de
prensa: Buenos días a todos.

Pero este septiembre de 2017 pasará, sin lugar a
dudas, a la historia como un mes por demás
excepcional, ya que nuestro país ha sido sacudido
por cinco fenómenos naturales.

En tan solo tres semanas entraron al territorio
nacional los ciclones tropicales Lidia, el día 1º de
septiembre; Katia, el día 8, y Max, el 14 de
septiembre. Aunado a esto, también de manera
excepcional, ocurrieron de manera consecutiva los
terremotos de los días 7 y 19 de septiembre.

Estos fenómenos en conjunto han afectado a más de 7
millones de mexicanas y mexicanos en el suministro
de agua potable. Estos habitantes se encuentran en
ocho entidades: Baja California Sur, Chiapas, Estado
de México, Guerrero, Morelos, Oaxaca, Puebla,
Veracruz y la Ciudad de México.

Ante esta situación, el Presidente de la República
instruyó y coordinó a las dependencias del Gobierno
de la República para que trabajáramos en conjunto
con los gobiernos de los estados y el gobierno de la
Ciudad de México para desplegar las acciones de
rehabilitación de las 869 obras hidráulicas que se
vieron afectadas.

Al día de hoy se han reestablecido los servicios de
agua potable en 94 por ciento de las zonas
afectadas; esto significa que en este plazo hemos
logrado rehabilitar y reparar, y sustituir
infraestructura hidráulica de 700 obras dañadas tan
solo por los sismos.

En particular, el abastecimiento de agua potable en
la Zona Metropolitana del Valle de México, por sus
condiciones geográficas y político-administrativas,
es una responsabilidad compartida entre el Gobierno
Federal, mediante la Comisión Nacional del Agua, y
los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de
México.

Debido al sismo del 19 de septiembre, tres de los
ocho sistemas que operamos, y mediante los cuales se
entrega el agua en bloque a la Ciudad de México y al
Estado de México, sufrieron los siguientes daños: 26
colapsos en 22 kilómetros del Acueducto Mixquic-
Tláhuac, que conforman dos sistemas que abastecen al
oriente de Iztapalapa y una parte de Tláhuac, en la
Ciudad de México, y al norte de Nezahualcóyotl y una
parte de Los Reyes, La paz, en el Estado de México,
lo que afectó a prácticamente 700 mil habitantes.

Aquí se sustituyeron por completo 192 metros de
tubería; cada tubo con un peso de 7 toneladas y un
diámetro de 1.2 metros.

Quiero destacar que este tipo de reparaciones son
muy complejas y toman tiempo, debido a la
profundidad a la que se encuentran instaladas las
tuberías y a la ubicación de las mismas, que
dificulta con ello las maniobras de trabajo.

Estas reparaciones, ya de por sí complejas, se
llevaron a cabo en septiembre, cuando ha llovido,
además, 25.4 por ciento más arriba del promedio.

Del ramal Texcoco siete pozos tuvieron afectaciones
en sus equipos electromecánicos, con lo que se
perjudicó a 145 mil habitantes del norte de Neza y
una parte de Los Reyes, La Paz; se cambiaron estos
equipos y los transformadores, en los que se
requirió el apoyo del helicóptero de la Secretaría
de la Defensa Nacional y también del apoyo de la
Comisión Federal de Electricidad.

En estas acciones trabajaron 400 personas durante 24
horas consecutivas, durante 12 días. Al tiempo que
se llevaron a cabo estos trabajos, aumentamos el
caudal del Sistema Cutzamala, de 17 metros cúbicos
por segundo, para tratar de mitigar de alguna manera
los efectos de los colapsos correspondientes,
aumentando con esto dos mil litros más lo que
suministra a la Ciudad de México y al Estado de
México.

Se desplegaron, asimismo, 118 pipas y 62 cisternas
para abastecer de agua potable a 500 mil personas en
la Ciudad de México y en el Estado de México que se
quedaron sin este servicio. De esta manera se han
entregado casi ya 25 millones de litros de agua en
estas zonas a través de esta manera.

Estas acciones forman parte de las actividades del
plan de atención que se diseñó entre los ámbitos de
gobierno que hoy estamos con ustedes, comprendiendo
que sólo el trabajo en equipo nos ayuda a resolver y
a volver a la normalidad tan ansiada para todos los
ciudadanos.

Sin embargo, el servicio se ha venido restableciendo
poco a poco, en forma paulatina, y sin alcanzar
todavía el 100 por ciento. Es por ello que los
encargados de los sistemas y la red de distribución
aquí en el Valle de México se encuentran con
nosotros para detallar las acciones que hemos venido
realizando con ellos, así como las que siguen para
los siguientes días.

Quiero reiterar que si no trabajáramos juntos, no se
hubiera podido rehabilitar los sistemas en el tiempo
en el que estamos haciéndolo.

Sé de la importancia de tener agua en nuestros
hogares, por lo cual quiero expresar un especial
agradecimiento a todos los habitantes afectados por
su comprensión ante esta situación, que para todos
es extraordinaria.

Como lo ha dicho el Presidente de la República, en
estos tiempos que ponen a prueba el carácter
nacional, la reconstrucción la estamos haciendo con
absoluta entereza, con carácter, con determinación,
con hoja de ruta y con claridad hacia donde tenemos
que orientar nuestros esfuerzos.

Muchas gracias.


Ramón Aguirre Díaz:

Voy a hacer un breve resumen de los problemas que se
presentaron, estamos hablando que, de la
infraestructura a cargo de nosotros, porque cabe
mencionar que la Comisión Nacional del Agua nos
entrega agua en bloque aproximadamente en un 35 o 40
por ciento del volumen de la Ciudad, que ocupamos en
la Ciudad, entonces, me voy a referir a la
infraestructura que nosotros manejamos.

Tuvimos 20 fugas en los acueductos Chalco-Xochimilco
y Xochimilco, que abastecen a las delegaciones
Tláhuac y Xochimilco.

Se cayeron 21 transformadores en las instalaciones
de agua potable y 15 transformadores del sistema de
drenaje, obviamente por cada transformador que se
cayó representó un corto y que se cayeran las
operaciones. Se quemaron 42 bombas, por
transformadores caídos y por las variaciones que
hubo en el voltaje del servicio eléctrico.

Tuvimos 22 fugas en las redes primarias de
distribución de agua potable, es decir las tuberías
grandes que llevan el agua a las colonias, estamos
hablando tubos de 40 centímetros hasta un metro 22
de diámetro.

Hasta el día cuatro de octubre, hasta el día de
ayer, llevamos reparadas 989 fugas en la red
secundaria. Tenemos que reparar la potabilizadora de
Santa Catarina, en Iztapalapa, que tuvo fisuras muy
severas y no pudo quedar ahorita.

Se dañaron dos colectores en Tláhuac, en Camarones y
Ferrerías, en Azcapotzalco, Cuauhtémoc e Iztapalapa.

Ocho fugas de la red de agua tratada, fisuras en las
cuatro plantas de tratamiento, El Llano, Cerro de la
Estrella, San Juan de Aragón y La Lupita, falla en
el bordo del Canal San Sebastián, en Xochimilco, y
el Canal Nacional en Iztapalapa, que en este momento
se están reparando.

Tramos de línea eléctrica del ramal sur, de
Nativitas a Santa Cruz, ese tramo de energía
eléctrica está a cargo de nosotros, uno de la
Comisión Federal de Electricidad también se dañó.

Y después, el problema que se dio, la interrupción
de energía eléctrica en amplias zonas, sobre todo de
la zona del sur-sureste de la ciudad, que sacó de
operación las baterías de pozo.

Les voy a decir rápidamente los trabajos que hicimos
en uno de los acueductos, estamos hablando de
Chalco-Xochimilco. Este acueducto es un acueducto
que hace más de diez años que no lleva agua al Cerro
de la Estrella, en Iztapalapa, estamos hablando de
un acueducto que medía 17 kilómetros, ahorita ya se
cortó prácticamente en los límites de Tláhuac y está
básicamente abasteciendo a la Delegación Tláhuac.

Ahí tuvimos once fracturas, y estamos hablando de
tubos de 1.83 de diámetro, esta es una de las
reparaciones que se llevaron a cabo. Estamos
hablando de once reparaciones en tubos de grandes
diámetros, que obviamente tienen implicación
importante, afortunadamente teníamos nosotros los
accesorios para llevar a cabo las reparaciones.

Tuvimos las fugas principales en la ciudad, tuvimos
989 fugas en la red secundaria, como comenté, las
principales fugas en Coyoacán, que es una zona donde
afectó mucho la red del mismo, en Iztapalapa,
Xochimilco y en Tláhuac.

Y después la eliminación de 42 fugas en tubos de
grandes diámetros, incluidos los acueductos y las
redes primarias.

Para poder atender este problema, llevamos a cabo un
suministro de agua en pipas, aquí queremos agradecer
mucho el apoyo que dio la Comisión Nacional del
Agua, a nosotros en lo personal como Gobierno de la
Ciudad en las delegaciones fueron más de 50 pipas
las que se canalizaron para apoyarme, también
participó SEDENA, mandaron pipas de Guadalajara, del
estado de Guerrero, del propio Estado de México;
SEDENA nos prestó algunas pipas durante la semana
pasada.

En total, este es el resumen, este es el resumen de
las pipas que se repartieron el día de ayer para que
se den ustedes una idea. Estamos hablando que fueron
753 pipas operando, es el operativo más importante
que se haya llevado en la Ciudad de México en las
últimas décadas en materia de distribución de agua
en pipas.

Se repartieron ayer 21.7 millones de litros de agua
y se realizaron mil 932 viajes.

Y yo creo que con la contabilidad del agua que se ha
entregado desde el día 20 hasta el día de ayer,
estamos hablando de la entrega de 264.7 millones de
litros de agua. Ese es el equivalente a que, a
partir del temblor hasta ahorita, cada segundo de
las 24 horas del día hemos estado entregando el
equivalente a un tambo de 200 litros, hemos
entregado un promedio de 203 litros por segundo de
agua, a través de las pipas, es un operativo
realmente impresionante.

Después del sismo, en resumen, ¿cómo estamos en la
situación? Miren, la población que estimamos que se
quedó sin servicio el día del temblor, en una
combinación de los transformadores que se cayeron
con la parte de energía, la energía eléctrica que se
dio con las interrupciones de Comisión Federal de
Electricidad, el problema de las fugas que tuvimos,
estamos hablando de que estimamos que el día 19, 20,
andaban sobre 3 millones 300 mil personas que se
quedaron sin servicio. Ya para el día 25, que ya se
había repuesto la mayor parte de la energía, la
Comisión Federal Electricidad, ya habíamos reparado
algunas fugas, ya hemos instalado muchos de los
transformadores que se cayeron, estimamos que la
población que estaba afectada andaba sobre un millón
360 mil.

Ahora, ¿cuál es la situación que tenemos al día de
hoy? En este momento ya bajó el problema,
aproximadamente a un 10 por ciento de lo que era el
problema de origen, es decir, estamos hablando de
que la población sin servicio en la Ciudad debe
haber unos 350 mil, sin servicio, pero tenemos
todavía 700 mil habitantes en las delegaciones
Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, en donde estamos en
proceso de regularización, de normalización de
servicio, ¿qué quiere decir esto? Que estamos
nosotros entregando agua, pero no en las condiciones
normales y que conforme van pasando los días se va
mejorando el servicio para llegar a la normalidad,
fueron de 700 mil.

Ese sería el resumen de las afectaciones que
tuvimos, de cómo estamos, seguimos trabajando,
obviamente, es un problema que no está resuelto ni
por mucho, nos falta todavía reparar cerca de 500
fugas en la red secundaria, no descartamos la
posibilidad de que nos salgan más fugas, porque es
frecuente que esto pase, en el momento que estemos
operando se puede presentar una fuga adicional en
los grandes acueductos y que nos obligan a parar, no
lo descartamos, estamos preparados para ello,
obviamente.

Y finalmente, comentarles que sí estamos en un
proceso en donde cerraríamos, si todo marcha bien,
que en la siguiente semana, semana y media, que esté
normalizado el servicio, con excepción de las zonas
donde tengamos que cambiar tuberías o que ya los
daños fueron muy severos y estaríamos entonces en un
proceso de mantener el apoyo en pipas.

Sería mi información y agradecer mucho, obviamente,
la coordinación, el apoyo y el trabajo que hemos
hecho, tanto con la Comisión Nacional del Agua como
con la Comisión del Agua del Estado de México.


Intervención del ingeniero José Manuel Camacho
Salmón, Vocal Ejecutivo de la Comisión del Agua del
Estado de México.


Desde el primer día que se presentó el tema del
sismo del 19 de septiembre, preparamos una
presentación, se declaró 12 municipios del Estado de
México en zona de desastre, los más importantes,
obviamente los que están pegados ahí a la Ciudad de
México, lo que es Nezahualcóyotl, Amecameca,
Atlautla, Ecatzingo, Tepetlixpa, por supuesto, en
donde tuvimos severos problemas, severas
complicaciones en nuestra infraestructura
hidráulica, sobre todo de agua potable.

El caso de Nezahualcóyotl lo voy a pasar un poquito
más hacia el final, y en ese momento, en la tarde ya
del 19 de septiembre, tuvimos el apoyo inmediato
tanto del Sistema de Aguas de la Ciudad de México,
quiero agradecer aquí a Ramón Aguirre, también al
señor Director General de la Comisión Nacional del
Agua, en todo momento estuvimos recibiendo el apoyo
para brindarle lo más pronto posible a la ciudadanía
del Estado de México.

Del lado del suroeste del Estado de México, lo que
está colindante con el estado de Morelos, tuvimos
también complicaciones en infraestructura
hidráulica, en lo que es en Tenancingo, Zumpahuacán,
también lo que es Malinalco, el caso de lo que es el
municipio ahí, lo que es Villa Guerrero, en donde la
infraestructura hidráulica también tiene cierta
característica en lo que es el abasto de agua
potable.

En estos 12 municipios que tuvimos en el momento de
que se presentó este movimiento telúrico, tuvimos
diversas afectaciones, uno de ellos ahorita lo voy a
comentar.

Los daños que en el Estado de México se generaron:
la primera es ruptura de tuberías, que fue un caso
general para los dos casos, ruptura de tuberías,
esto es muy importante, en el momento que se dan,
obviamente se presenta el desabasto de agua, las
fisuras en los tanques de almacenamiento en los
municipios que ya referí, así como también
dislocamientos de infraestructura hidráulica, quedó
dislocada y con fugas que se presentaron, rupturas
de líneas de conducción por deslaves.

En un dislocam0iento y fisura o ruptura en lo que es
el municipio de Zumpahuacán y Tenancingo, en donde
tuvimos que accesar hacia una barranca de 150 metros
de profundidad, una tubería de 10 pulgadas, que dejó
de abastecer a toda una cabecera municipal, que es
el caso de Zumpahuacán, y una comunidad de
Tenancingo.

Entonces, se hizo en tiempo récord, se restableció
el servicio por la complejidad que se tuvo,
turbiedad, también, y coloración en la calidad del
agua. En el caso del Estado de México tuvimos
problemas en la turbiedad, resulta que la zona
poniente del Estado de México tenemos tubos, en lo
que es el acuífero, tuvimos lo que es coloración,
pero nada más afectó lo que es la calidad, se
refiere a lo que es el color más no en lo que es
para consumo humano; ya prácticamente lo que es la
turbiedad ya ha desaparecido completamente conforme
ha pasado el tiempo.

En el caso de Tenancingo, en el sistema múltiple que
tenemos ahí, que ya está restablecido el sistema, se
había interrumpido el servicio de agua potable
durante 15 días, en ese momento estuvimos apoyando
con las poblaciones vecinas en lo que es en
Tepetzingo y lo que es Zumpahuacán, con pipas, así
como también se suministró, gracias a la Comisión
Nacional del Agua, tanto en las dos comunidades
tinacos de 5 mil litros en donde estuvieron ahí la
gente abasteciéndose provisionalmente para que
tuviéramos el servicio restablecido, por lo menos
regularizado. Este servicio ya se logró restablecer
para ambos municipios.


El caso de Neza y luego tocaré un caso más que es el
de Valle de Chalco, que ha salido en los medios de
comunicación.


En el caso de Nezahualcóyotl, en la línea maestra
que opera el organismo operador de agua de
Nezahualcóyotl, tiene una línea de 42 pulgadas, ahí
se presentaron siete fugas o rupturas y que fue un
caso sui generis en donde la tubería de acero de 42
pulgadas sufrió torsión, en ese momento se
presentaron fugas de gran consideración y hubo que
suspender los servicios porque obviamente se estaba
derrochando el vital líquido.

Y en otra línea que estamos operando, como Comisión
del Agua del Estado de México, tuvimos el mismo
fenómeno en la infraestructura, en una tubería de
acero, tres fugas, en las cuales lamentablemente en
ese momento tuvimos que parar los pozos que estamos
nosotros operando y dándole el servicio a lo que es
tanto Los Reyes, La Paz, como al municipio de
Nezahualcóyotl.

Por la complejidad, y por lo que es el tipo de
suelo, se presentaron también fracturas y fisuras,
213 fugas en lo que es la red municipal del
municipio de Nezahualcóyotl.

Todas ellas ya fueron reparadas en el municipio de
Neza, y ahorita voy a mencionar en una lámina más,
adelante, lo que es el ramal Peñón-Texcoco, en la
zona Neza Norte lo tuvimos prácticamente en ceros,
hoy en día está regularizado el sistema.

El ramal Tláhuac-Mixquic, ya lo comentamos, ya está
regularizándose, y actualmente está ofreciendo los
250 litros que dejamos de percibir en días pasados y
que obviamente la autoridad municipal de Neza nos
solicitaba, pero había que esperar hasta que se
terminara técnicamente los trabajos que venía
realizando la Conagua.

La línea maestra de las 42 pulgadas que opera la
CAEM ya fue reparada, eso lo hicimos en una semana.

En la línea que opera el organismo operador también
ya fue reparada. Quiero decir que en este caso de la
línea maestra que opera el organismo de
Nezahualcóyotl, ellos tuvieron cinco fugas en el
primer sismo que comentó el señor Director General
de la Conagua, el Maestro Roberto Ramírez de la
Parra, tuvieron cinco, y en este sismo del 19 de
septiembre, se presentaron dos más.

Las estábamos reparando obviamente, como veníamos
trabajando con ellos, en coordinación con ellos,
nada más que al presentarse el sismo del 19 se nos
generó, lo quiero reconocer, un verdadero problema,
pero ya está totalmente reparado, la red secundaria
y de distribución de agua, en las 213 fugas, todo
ello ya se está normalizando poco a poco en la zona
de Nezahualcóyotl.

Hemos hablando con la autoridad municipal y con el
subdirector del Organismo, porque las tuberías
apenas se están llenando.

No dudo, tampoco, igual que lo dijo Ramón Aguirre de
que se llegaran a presentar nuevas fugas por las
nuevas presiones, a las cuales se estará sometiendo
la infraestructura que ya tiene un poquito más de 50
años.

Hay una lámina que quisiera mostrarles, nada más
cómo está el sistema de abastecimiento en la zona de
Nezahualcóyotl, todas las fuentes que estamos
recibiendo nosotros, tanto del Sistema Cutzamala,
aparece ahí, tenemos incorporación del Sistema
Cutzamala, tenemos incorporaciones del Ramal Peñón
Texcoco, que hayamos incorporaciones del Tláhuac,
Míxquic, y también del caso de planta Zaragoza, del
Sistema de Aguas de la Ciudad de México, que estamos
recibiendo 80 litros.

Esto es una labor coordinada, tanto de la Comisión
Nacional del Agua como lo que es el Sistema de Aguas
de la Ciudad de México y, obviamente, la Comisión
del Agua del Estado de México. Seguimos ofertando
nosotros pipas hacia lo que es el municipio de Neza
y municipio de La Paz, así también seguimos en la
zona de Zumpahuacán, trabajando, y el municipio de
Tenancingo, aportando pipas para que se lleguen a
normalizar y a regularizar los servicios.

Nuestras poblaciones afectadas que tuvimos en el
caso de Nezahualcóyotl al inicio, cuando se presenta
el movimiento telúrico del 19 de septiembre,
efectivamente, pararon varios sistemas, lo que ya
les comenté, pero fueron cerca de 480 mil
habitantes, en el caso de Neza. Actualmente tenemos
ya, con la regularización de los sistemas, 67 mil
400 habitantes que no perciben todavía este vital
líquido, pero seguimos con las pipas.


Actualmente lo que son las cisternas que estamos
suministrando de la zona de Neza, son 53 unidades,
de esas 53, 20 son de la Comisión Nacional del Agua,
16 de la Comisión del Agua del Estado de México y el
resto del organismo operador de Neza.

En el caso de Valle de Chalco, que no está
declarado, no está declarado como municipio de
desastre, también se presentaron fugas, estamos
hablando de cerca de 170 fugas y estamos trabajando
coordinadamente con el organismo de Valle de Chalco
para irle reparando. De las 170 ya reparamos 50
fugas y, obviamente, son en las líneas primarias y
en las líneas secundarias. Esto, en cuanto a lo que
se refiere al Estado de México.

Director General del Organismo de Cuenca Aguas del
Valle de México, Fernando González Cáñez.


Desde los primeros minutos del sismo, el protocolo
de sismos que tenemos para la seguridad hídrica del
Valle de México indica que se tienen que realizar
tres inspecciones en los primeros minutos.

La primera inspección es funcional y se refiere a
las fuentes de agua potable y a las líneas de
transporte y de conducción, el segundo. Y la tercera
es la del sistema de drenaje metropolitano, para
asegurar que en un sismo, y más importante el de
septiembre, podamos seguir operando los sistemas de
desalojo de agua de tormenta en el Valle de México.

En los primeros minutos se determinó la capacidad
funcional de todo el sistema metropolitano de
drenaje, encontrando algunas fallas menores en los
sistemas del drenaje local, pero asegurando que el
Valle de México podría seguir funcionando en su
desalojo de aguas de tormenta.

En una inspección paralela, primero se revisan las
fuentes, segundo se revisan las líneas primarias y
de conducción, y tercero, vamos a señalar el nivel
de líneas secundarias que son las que entregan el
agua casa por casa.

En esto, en una labor conjunta entre tres entidades
que operan el sistema dentro del Valle de México,
encontramos que en las fuentes de Cutzamala,
Teoloyucan, los Reyes-Ferrocarril, Ecatepec y
Tizayuca se encontraron sin novedad y en capacidad
de poder sostener la crisis que teníamos en el
oriente del Valle, en donde tres sistemas, en
Texcoco, en Tláhuac y en Mixquic habían sufrido
daños severos para su operación.

En esta labor de resiliencia, en forma paralela, se
ejecuta también un protocolo para mitigar de manera
temporal los efectos de estas rupturas para
determinar que en el tiempo que podemos preparar o
normalizar el servicio de fuentes y vías de
transmisión o de transporte, podamos dar servicio
básico a la población afectada.

Y para ello nos juntamos y encontramos colonia por
colonia cuáles eran las partes afectadas de cada
puente, de cada pozo y de cada línea de conducción.
De esa manera desplegamos en conjunto las labores de
mitigación de los efectos de las rupturas que ya se
describieron ampliamente en el momento anterior.


Ahora, en términos de fuentes, en el ramal Texcoco
teníamos una emergencia y en los primeros cuatro
días, para poder restituir el agua de los servicios
básicos del norte de Nezahualcóyotl, tuvimos que
implementar métodos no convencionales de reparación
de pozos. En este caso si queríamos reparar antes de
dos semanas, teníamos que utilizar un helicóptero,
que no es común porque un transformador de estos
pesa entre 1.2 y 2.2 toneladas y no hay helicópteros
comerciales que puedan volar con ese tipo de
transformadores.


Dos de los pozos más importantes del ramal Texcoco,
para Neza norte, tuvieron que ser colocados con un
helicóptero de la Fuerza Aérea Mexicana, en una
plataforma; cada uno de los pozos es una plataforma
de cinco metros y el helicóptero tiene que colocar
un transformador en una base de uno por uno. Es una
operación que se llevó a cabo con los pilotos de la
Fuerza Aérea, a los cuales les doy mi más amplio
reconocimiento por su valentía y su labor, en una
labor que, aparte, tenía todos los riesgos de poder
enganchar el helicóptero a la plataforma y perder la
vida.


Todavía nos falta trabajar en el norte de Neza,
porque el temblor, en el ramal Texcoco también nos
colapsó dos pozos que tuvimos que reperforar en las
semanas siguientes.

En cuanto hace al Ramal Tláhuac, que afecta
directamente a la parte oriente de Iztapalapa, a la
parte oriente de Neza y una parte de Los Reyes, se
tuvieron, durante los primeros cuatro días se
identificaron, en las primeras horas del protocolo,
se detectaron seis grandes fugas.

Grandes fugas, estamos hablando de que cada fuga
podía alimentar a una población de 35 mil habitantes
o de 15 mil habitantes.

Entonces, digamos, en las labores para poder
recuperar el acueducto con una fuga de ese tamaño,
se realizan con cajas que van de los 20 a los 30
metros de largo, por los 20 metros de ancho y por
los seis metros de profundidad y se tienen que
realizar en menos de 18 a 24 horas.

Hay algunas de estas fugas que era imposible reparar
como fugas puntuales, es decir, no se podían reparar
tubo por tubo. Nuestros expertos entraron a la
tubería y encontraron tres tramos. Unos de 50
metros, uno de 20 metros y uno de 132 metros, que
era imposible volver a echar a andar en las
condiciones en las que se encontraba.

Entonces, en los primeros cinco días del sismo, se
sustituyeron 192 metros de tubería en tres frentes.

Quisiera destacar que, a partir del quinto día, el
Ramal Tláhuac fue cargado de agua, nos tomó 24 horas
cargar de agua el ramal, para encontrar después
fugas adicionales, tres por día, cuatro por día, en
donde reestablecíamos el servicio por unas horas y
teníamos que volver a repararlo.

Nuestra gente, si se fijan en las imágenes, el 80
por ciento de las fugas fueron reparadas sin vaciar
el acueducto, para poderle ahorrarle la afectación a
estos municipios, porque cada vez que se vacías el
acueducto, son 24 horas más sin agua.

Entonces, quisiera destacar que el protocolo no
hubiera podido ser posible si no nos repartimos el
trabajo entre las tres entidades, las fuentes de
abastecimiento en un primer nivel, las líneas de
transmisión y los grandes diámetros en un segundo
nivel y ahora nos toca lo más difícil, que es
normalizar que esos flujos sigan dándose. El ramal
Tláhuac tiene tres pozos colapsados, y habrá que
reperforar, y los pozos, por el cambio de subsuelo,
han cambiado sus condiciones y su cantidad de
producción, otros producen menos, otros producen
cero.

En algunas colonias habrá más agua que en otras y
será muy importante que la población nos ayude a
ahorrar el líquido, ahora más que nunca porque lo
que está en las redes que se hagan, les faltará a
otras familias que sean del mismo tubo.

Fuete: www.gonagua.gob.mx
Leído 27 veces

Comentar

Los campos con asterisco (*) son obligatorios

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro newsletter y reciba quincenalmente nuestro boletín de noticias
Please wait

BUSCADOR

Panorama del agua

Cultura del agua

Videos

Ligas de interés