Noticias
Jueves, 12 Octubre 2017 21:55

Se agudiza el problema del agua

Evaluar este artículo
(0 votos)


El desabasto por la falta de suministro de agua
potable empeora en las delegaciones Tláhuac,
Xochimilco e Iztapalapa, tras el anuncio de que el
problema estará resuelto en tres meses.

El Sol de México constató que la problemática que se
presenta y agudiza, más la escasez, es el secuestro
de pipas tanto delegacionales como particulares.

A ello se suma la negativa de los choferes de los
camiones repartidores de agua como Electropura y
Bonafont, de entrar a colonias de estas
jurisdicciones. Esta negativa a comercializar el
agua purificada se debe al temor por los saqueos y
robos. Por estas razones, el agua no llega a los
habitantes, ni la gratuita vía gubernamental, ni la
que se compra.

“Ya ni el repartidor de los garrafones en triciclo
se arriesga a venir”, lamentó Rosalía Benítez,
habitante de Xochimilco.

En consecuencia, pobladores de diversas colonias de
estas tres delegaciones están atrapados en un
círculo vicioso en el cual el común denominador es
la falta de agua.

En Xochimilco, los vecinos tienen el suministro de
pipas, aunque éstas son particulares, no
delegacionales, por las que los habitantes tiene que
pagar en promedio mil 500 pesos.

La ironía de la falta de agua, es que en Nativitas,
existe una fractura en la red de agua potable y se
desperdicia. La tubería rota se localiza en la
Primera Cerrada de Desiderio Peña, frente al
domicilio marcado con el número tres. “Es increíble,
como no nos llega agua a las casas y en la calle se
desperdicia por fugas. No se tiene agua, y la que
hay se desperdicia”, externó Sandra Martínez.

En Tláhuac, habitantes de Unidades Habitacionales
como los de la “Zacatenco”, no tienen agua.

“Nos han dicho que por las fracturas en el acueducto Tláhuac-Neza, no se tiene ni agua, ni la presión
para mandar la poca que se llega a acumular”, indicó
Juan Meléndez, quien expuso que la respuesta
delegacional a sus demandas es que tengan paciencia.
“Nos mandan tres pipas para abastecernos cuando lo
que necesitamos es cuando menos ocho… No todos
alcanzan”, externó.

Y la problemática que se vive es el secuestro de las
pipas, por parte de gente armada.

“Por culpa de esas personas ya son muy pocas las
pipas que logramos conseguir, a cuyos choferes
tenemos que acompañar, para que no los roben”,
señaló Mateo Ramírez, habitante de San Andrés.

En Iztapalapa, en la zona del cerro de Santa
Catarina, las personas se quejan del abuso de los
piperos que llegan a pedir hasta dos mil pesos,
aunque en algunos casos son cinco mil, acusó Alicia
Ramírez, habitante de San Lorenzo.

Señaló que los tanques de La Caldera y Cerro de la
Estrella dejaron de surtir, y el bajo caudal que
envía el Sistema de Aguas no logra llegar a los
domicilios. “Ya era grave la situación antes del
sismo y ahora estamos crucificados”, externó.

Fuente: El Occidental.
Leído 134 veces

Comentar

Los campos con asterisco (*) son obligatorios

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro newsletter y reciba quincenalmente nuestro boletín de noticias
Please wait

BUSCADOR

Panorama del agua

Cultura del agua

Videos

Ligas de interés