consejo Consultivo del Agua, A.C.

Los recursos hidráulicos de un país se miden con base en la disponibilidad natural media de agua por habitante en un año.

En la disponibilidad natural media de agua se considera únicamente el agua renovable, es decir, el agua de lluvia que se transforma en escurrimiento de agua superficial y en recarga de acuíferos.

Actualmente, más de la mitad de los países del mundo tiene una disponibilidad promedio baja y prácticamente la tercera parte de ellos ya padece escasez.


Parámetros mundiales para la evaluación de la disponibilidad de agua



Fuente: Informe sobre Desarrollo Humano 2006. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo




México, desgraciadamente, se encuentra entre los países del mundo cuya disponibilidad promedio de agua es baja; y las tendencias para el año 2020 no son alentadoras.

Disponibilidad promedio de agua en algunos países



Fuente: Estadísticas del Agua en México 2008. Comisión Nacional del Agua.




La reducción de la disponibilidad del agua en nuestro país es alarmante, porque hace 49 años disponíamos del doble de agua por persona.

Tendencias de la disponibilidad de agua en México



Fuente: Estadísticas del Agua 2008. Comisión Nacional del Agua.

La situación se complica debido a que la distribución geográfica del agua en nuestro territorio es desigual; por ejemplo: en el año 2007, la disponibilidad natural media de agua por habitante en la Región Frontera Sur fue 169.7 veces mayor que la de la Región del Valle de México.




En México destacan dos grandes zonas de disponibilidad de agua: el sureste y el norte, centro y noroeste del país. La disponibilidad natural en la zona del sureste es 7 veces mayor que en el resto del país. En las zonas donde se encuentra la mayor parte de la población, la disponibilidad de agua es menor.

Diferencias en la disponibilidad natural media de agua



Fuente: Estadísticas del Agua 2008. Comisión Nacional del Agua.

Factores que influyen en la disponibilidad de agua:

  • La disponibilidad del agua subterránea y su explotación por cuenca
  • La calidad del agua superficial
  • El desequilibrio en la distribución geográfica (concentración demográfica
    y desarrollo económico)
  • Las lluvias, las sequías y las inundaciones

    Mientras que algunas regiones tienen que sacar agua de las piedras, otras están con el agua al cuello.

    En las zonas donde abunda el agua, la intensa precipitación pluvial, la deforestación y la erosión de los suelos provocan corridas rápidas que arrastran y depositan sedimentos, causando inundaciones frecuentes con cuantiosas pérdidas humanas y materiales.